NOTICIAS

UNA ANUNCIATA RENACIDA PARA UNA EVANGELIZACIÓN AUDAZ

20 agosto, 2012

El día 19 de agosto se ha clausurado en Vic-Casa Madre (Barcelona,España) el Capítulo General de la Congregación, que comenzó el 16 de julio.

Lectura de Actas de sesiones, lectura de las Actas tal como se publicarán, palabras de la Priora general, H. Mª Natividad Martínez, último voto de parte de la Asamblea, firma de las Actas por todas las Hermanas Capitulares, celebración de la luz. 

El Capítulo ha cumplido los Objetivos previstos: ha designado el Gobierno general de la Congregación para los próximos 6 años; ha realizado una revisión y actualización del Libro de las Constituciones y Ordenaciones; ha marcado las pautas, líneas de orientación, acuerdos, mandatos, que orientarán la vida y misión de las comunidades. Las comisiones han trabajado por buscar lo que Dios pide a La Anunciata en este momento de la historia que nos toca vivir, para dar una respuesta audaz.

La priora general en sus palabras ha dicho a las Hermanas capitulares: Pues, sí, te aseguro que si uno no nace de nuevo, no podrá gozar del reinado de Dios (JN 3, 3), fueron mis primeras palabras en la apertura del Capítulo y deseo que sean las últimas al clausurarlo y las que lleguen a cada una de las hermanas de nuestras comunidades. Sí, nos es preciso nacer a una vida profundamente religiosa y plenamente entregada a hacer que el proyecto de Dios se haga realidad en nosotras y en torno nuestro. ¡Ay de nosotras, si no evangelizamos! Contamos con el Espíritu de Jesús, fuente de energía, vigor y coraje. Seamos valientes, no temamos, confiemos en Él.

Nos espera un tiempo muy propicio para crecer en la humildad, en la caridad y el total abandono en las manos de Dios. Un tiempo propicio para la fidelidad, la creatividad y el celo evangelizador, solidario y fraterno en todos los ámbitos.

Confiamos que en el transcurso de estos seis años nuestro lema, “Una Anunciata renacida”, se va a hacer realidad. Entreguémonos con empeño e ilusión para que así sea, contando siempre con la fuerza de Dios, que se hace visible en nuestra debilidad.

Una sencilla pero profunda celebración de la Luz nos ha ayudado a interiorizar lo vivido y a presentar nuestra luz ante María, Virgen misionera y a los pies del sepulcro de San Francisco Coll.

El lema del Capítulo: Una Anunciata renovada para una evangelización audaz” ha estado muy presente en los trabajos, debates, asambleas, ahora se lleva en el corazón y en la mente a todas las comunidades.