NOTICIAS

CELEBRACIÓN DEL TRIUNFO DE LA FE EN MONTSERRAT

11 noviembre, 2012

Ayer, 10 de noviembre, la sonrisa de la “Moreneta” parecía más expresiva que otras veces. Un grupo de cien hermanas Dominicas de la Anunciata de las dos Provincias de Cataluña -“Mare de Déu del Roser” y “Sant Ramon de Penyafort”- fueron al monasterio de Montserrat a dar gracias al Señor por el gran don de fidelidad hasta dar la vida de las siete Hermanas Beatas Mártires. Sí, Ella, sonreía de felicidad: triunfó el amor a su Hijo.

Las hermanas salieron de sus respectivas comunidades para encontrarse todas juntas y subir con el “cremallera” a Montserrat. La subida a la montaña ya era todo un símbolo. Una gran nube espesa cubría todo el paisaje y al llegar a Montserrat, la cima, todo era transparente. Lo tenebroso había pasado, al final el triunfo.

Después de saludar a la Virgen se participó en la Misa conventual. El monje que pronunció la homilía hizo alusión al año de la fe, a la relación fe-caridad según “Porta Fidei”, de Benedicto XVI, y el valor en la fidelidad a lo pequeño para alcanzar los valores eternos, vimos reflejadas en estas palabras el paso por este mundo de nuestras Hermanas Mártires.

Después de un rato de expansión, convivencia y paseo por la montaña, unas subiendo por el camino de “Sant Miquel” para ver el monolito de nuestro Fundador, mostrando alegría y gratitud al P. Coll, se tomó el retorno con el “cremallera” para celebrar el ágape festivo, gozoso y fraterno en la comunidad de Manresa.

A las 16.30h, como clausura de la jornada, tuvo lugar el rezo de Vísperas en la Iglesia de la comunidad donde se encuentran los restos de dos Hermanas Mártires. Fue una plegaria preciosa, íntima, de un sentido de fraternidad de las dos Provincias en agradecimiento y alabanza al Dios de Jesucristo por la fidelidad y valentía de nuestras Hermanas. Al final besando las reliquias de las dos Hermanas cuyos restos se encuentran en dicha Iglesia, y cantando el himno de nuestras Mártires terminó la jornada.

Que nuestras Mártires, que ya gozan de la presencia del Dios a quien consagraron sus vidas con una fidelidad sin límites, nos ayuden en nuestro caminar para ser como ellas files al amor de Jesucristo.                                                          Hna. Dolors Sala

Para ver fotos de la celebración pinchar aquí