NOTICIAS

ENTREGA DE LAS ACTAS MADRID – VALENCIA

22 octubre, 2012

Los días 20-21 de octubre de 2012 tal y como estaba previsto, la Priora general y su Consejo entregaron las Actas del XXV Capítulo General en Madrid y Valencia respectivamente.

El día 20 por la mañana se reunieron con el Consejo provincial de la Provincia “Sto. Domingo de Guzmán” para presentarle la Planificación del próximo sexenio 2012-2018. A continuación, hubo un momento para el diálogo.

El acto de entrega de las ACG (el día 20 en Madrid y el día 21 en Valencia), se llevó a cabo en el transcurso de una gozosa y fraterna celebración.

Comenzó a las 16:00h con el saludo de la priora general, H. Mª Natividad Martínez de Castro, quien después de presentar al nuevo Consejo general, e invocar al Espíritu Santo, manifestó sentir que “le ha tocado un lote hermoso, le encanta su heredad” y que junto a las hermanas del consejo trabajará para animar la vida y misión de este “campo hermoso” que es la Congragación. A continuación se leyó el texto de Nicodemo y la carta de promulgación de las ACG.

Seguidamente, la Priora general hizo entrega de las Actas a las hermanas, que asistieron al acto, dirigiendo unas palabras de aliento y ánimo a cada comunidad.

A continuación presentaron las Prioridades y Ejes dinamizadores de la Planificación del sexenio, tras lo cual se abrió un rico diálogo y se señaló que las Actas son una invitación a la vida, una invitación a ponernos “en pie”, a seguir entregando nuestra vida con fe y esperanza, así como la importancia de descubrir el espíritu evangélico que recorre las Actas.

Terminamos la celebración con la narración “el pozo del desierto” que llevó, una vez leída, reflexionada y trabajada con una sencilla dinámica, a un rico compartir y a la vez que nos ayudó a leer nuestra realidad constatando la importancia que tiene el caminar juntas, beber del pozo de la Palabra y del Carisma para hacer una “Anunciata renacida para una evangelización audaz” y poder, dar de beber a los demás el agua recibida. Asimismo, nos preguntamos hasta qué punto hemos perdido la capacidad de sorprendernos.

Después de esta reflexión, cada comunidad recibió de manos de la Priora general, un cuenco con agua del pozo, símbolo del agua que hemos de beber individual y comunitariamente y dar de beber a los demás.

Como colofón celebramos este día de fraternidad compartiendo un ágape.

Para ver las fotos pincha aquí