NOTICIAS

75 AÑOS DE VIDA RELIGIOSA DE LA H MARINA FERNANDEZ GARCIA

14 marzo, 2019

“Qué detalle, Señor, has tenido conmigo”

El día 10 de marzo de 2019, domingo, con la presencia de la Priora y Secretaria provinciales que estaban de Visita canónica en nuestra comunidad, tuvimos el gozo de conmemorar los 75 años de vida religiosa de nuestra hermana Marina Fernández García. La Eucaristía la presidió Mosén Salvador Mundó, que centró su homilía en los textos de la misa del primer domingo de Cuaresma, haciendo también alusión a la fugacidad del tiempo y al gozo que ha de experimentar la hermana Marina de sentirse acompañada por el Señor y poder vivir en fidelidad estos 75 años de vida consagrada, y los que Él le siga concediendo en su bondad y misericordia.

Dios ha sido fiel a la alianza que estableció hace tantos años con la hermana Marina y ella ha ido respondido con generosidad y alegría a la llamada que un día sintió dejándose seducir por su amor. En el transcurso de su larga vida, 93 años, con momentos de luces y sombras, siempre ha sentido la presencia amorosa del Padre que la conducía por el camino de la fe, la entrega y el amor.

Finalizada la Eucaristía todas las hermanas nos reunimos en la sala de comunidad para felicitarla de forma más distendida. La hermana Marina, como buena asturiana, se emocionó cuando le cantamos el himno a la “Santina” y el “Asturias patria querida”. También se le escaparon algunas lágrimas cuando se leyeron las felicitaciones de las hermanas de los Consejos general y provincial, así como la felicitación de la comunidad. Finalmente nuestra hermana expresó un agradecimiento profundo a todas las presentes y a aquellas que desde la distancia se habían unido a la celebración de acción de gracias.

Las hermanas del Consejo provincial, Mª Rosa Masramon, Rosa Mª Picas, y todas las que formamos parte de las dos comunidades de la Casa Madre, hemos tenido el gozo de compartir esta jornada de acción de gracias al Señor por el 75 aniversario de la primera profesión de nuestra hermana Marina Fernández; de agradecer la llamada a la vida religiosa, la de ella y la de cada una de nosotras, y agradecer también las gracias obtenidas en todos estos años de consagración para ir descubriendo, en el día a día, las llamadas constantes que el Señor nos hizo y va haciendo para que continuemos cultivando el encuentro con Dios, la vida de fraternidad, la entrega generosa a la misión, aunque sea de forma humilde y sencilla, y nos esforcemos también por ser testimonios vivientes del legado heredado de nuestro querido Fundador,  san Francisco Coll. Que él continúe iluminando nuestro caminar como consagradas al Señor en la Congregación de Dominicas de la Anunciata; que María de la Anunciación, disponible siempre a la voluntad de Dios, sea nuestro principal referente, y que con el salmista podamos decir: “Alabad al Señor, todas las naciones, aclamadlo, todos los pueblos. Firme es su misericordia con nosotros, su fidelidad dura por siempre.” (Salmo 116)

Comunidad Vic-Residencia. Marzo de 2019

Provincia “San Raimundo de Peñafort”