NOTICIAS

VOLUNTARIADO “ANUNCIATA SOLIDARIA”

21 mayo, 2018

SEGUNDO ENCUENTRO DEL VOLUNTARIADO DE ANUNCIATA SOLIDARIA

 

El día 28 de abril dio comienzo el “segundo encuentro anual del voluntariado de la Fundación Anunciata Solidaria”. Durante el día del sábado, nos reunimos once participantes de la Comunidad Valenciana, entre los cuales nos encontrábamos varias voluntarias de la Residencia Universitaria de la Anunciata de Valencia, su directora Susana, la hermana Lola y ex alumnos del colegio de las Dominicas de Paterna junto con Andrés, uno de sus profesores. También contábamos con una antigua profesora de Játiva con ansias de realizar su primer voluntariado internacional y cómo no con la organizadora de todo el voluntariado, la Hermana Miriam.

La jornada empezó sobre las doce de la mañana del sábado, cuando la Hermana Míriam y la gente de fuera de la residencia se presentaron en la misma. Todos fuimos alojados en una sala de la residencia con carpetas, folletos y proyector para que nos fueran exponiendo fotografías y varios recursos de una manera más dinámica. También tuvimos unas cuantas bandejas de chucherías para comenzar la mañana con un buen chute de azúcar.

En este encuentro, seguimos tocando temas como la solidaridad, el amor a los demás y lo importante que es cambiar primero nuestro alrededor para así entre todos, poder cambiar poco a poco el mundo.

Caben destacar los debates que surgieron a lo largo de toda la charla, en los cuales, todos y cada uno, de los presentes aportaba su punto de vista y su percepción de la vida, cosa que fue muy gratificante y fructífera para todos y cada uno de los voluntarios. Escuchando, es como más se aprende.

Sobre la una se nos sirvió un café y un poco de bollería la cual nos sentó de maravilla para reponer fuerzas y seguir con la mañana tan cargada de reflexiones y sentimientos que quizás por el día a día tan ajetreado no somos capaces de exteriorizar, cosa que nunca viene mal. Creo todos aprendimos que, pararse de vez en cuando y dejar de centrarnos tanto en nosotros mismos y abrirnos un poco más a los demás, nunca está de más.

Por último, llegó la hora de la comida, y el final de este segundo encuentro, el cual estuvo tan cargado o más que el anterior de AMOR, ENTREGA, COMPROMISO, AYUDA, ALEGRÍA, ESPERANZA y cómo no SOLIDARIDAD…

Desgraciadamente, este año ninguno de los voluntarios presentes iremos de voluntariado internacional. Pero… no todo son malas noticias, hemos decidido crear un grupo de reflexión al cual invitamos a todos, para poder charlar sobre los temas que más nos interesa a los jóvenes. Esta fue una propuesta hecha en el grupo la cual esperamos poder llevar a cabo pronto.

¡GRACIAS POR LAS OPORTUNIDADES QUE NOS OFRECÉIS!

Andrea Rodríguez Gil      2º de Podología

ECOS DEL ENCUENTRO

 

Ya hace tiempo que vino H. Miriam, Delegada de misiones de las Dominicas, a nuestra Residencia, para ofrecernos el segundo encuentro del curso de voluntariado de la fundación “ANUNCIATA  SOLIDARIA”. Muchas de sus palabras aún resuenan como un profundo eco sobre mi joven e inmadura cabeza. Entre estas palabras me gustaría citar las siguientes pues pese a su simple apariencia para mi suponen una grandiosa revelación: “NO PRETENDO CAMBIAR EL MUNDO, PERO EN EL PEDACITO QUE ME TOCA VIVIR…¡QUIERO SER RESPONSABLE!”.

En numerosas ocasiones siento una profunda decepción conmigo misma y en general con el resto de mis hermanos, culpables de tanto de daño que hoy sufre nuestra MADRE TIERRA que clama a gritos de desconsuelo, de tremendos desastres naturales que al final, como bien nos dijo la hermana en la reunión, acaba recayendo sobre los más pobres. Me culpo por caer en las garras del consumismo, y sobre todo como bien nos recuerda el Papa Francisco, en la cultura del descarte, en la que cualquier cosa, animal o incluso persona, puede ser usada y tirada a nuestro antojo sin causar el más mínimo impacto sobre nuestra consciencia. Ante este panorama muchos me dicen que no es mi culpa, ni mi responsabilidad, que todo es culpa de los políticos y por tanto ellos deberían solucionarlo… la pobreza, la guerra, los exiliados por desastres naturales…

Pero aún siguen existiendo personas incapaces de dar la espalda a tanto derroche y egoísmo sin medida, personas unidas por el amor a Dios y a su creación. Pero a veces nos sentimos tan solos… tan débiles… necesitamos de “chutes de esperanza y energía” como el que nos proporcionó este encuentro, saber que somos algo más que unos locos desesperados por encontrar algo de humanidad en una sociedad que tiende a mirar hacia otro lado.

 Gracias Myriam por hacernos ver que somos los “brazos” de Dios, que la responsabilidad está en nuestras manos y que “Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”. 

Myriam Mauri,  Estudiante 1º de Medicina

 

VOLUNTARIADO “ANUNCIATA SOLIDARIA”