NOTICIAS

¡¡ SAN FRANCISCO COLL, SANTO FUNDADOR !!

9 octubre, 2010

Fue el 11 de octubre

Heos celebrado las Dominicas de la Anunciata el primer aniversario de la canonización de nuestro padre y fundador, de nuestro querido Padre Coll.

Ha sido un año de saborear el acontecimiento en el interior de la Congregación, de profundizar cada uno de los mensajes que nos han llegado a través de lecturas, homilías e intervenciones variadas. Ha sido un año de expresiones de júbilo y de Acción de Gracias a Dios, y todo ello en un intento -como se nos decía- de que la canonización sea motivo de renovación espiritual, de fecundidad eclesial”.

Ha sido también un año en el que no hemos escatimado medios para compartir nuestro gozo con la “familia Anunciata”; explicar una y otra vez quién fue el Padre Coll y por qué la Iglesia Universal lo había proclamado “santo”. Un año en el que hemos compartido con todos (alumnos, padres de familia, profesores, colaboradores, amigos, gentes de nuestros pueblos y ciudades) sobre el significado de una canonización y por qué Benedicto XVI lo definió y lo declaró “santo” aquel 11 de octubre de 2009. “Francisco Coll llegaba al corazón de los demás porque transmitía lo que él mismo vivía con pasión en su corazón”, decía el Santo Padre en la Homilía de la Canonización.

Releyendo algunos textos de diversas homilías pronunciadas por quienes han presidido las diversas celebraciones, vemos con gozo cómo han coincidido en destacar y valorar la sencillez y humildad de Francisco Coll. Lo han definido como “El hombre que supo vivir a la intemperie”.

Se ha hablado y mucho de su celo apostólico y misionero, de su convicción de que “un fuego produce otro fuego” y de cómo él mismo fue un fuego en el corazón de otras personas. Se ha dicho de él: “El Padre Coll era todo fuego de amor a Dios, a Jesús, a María, a la Iglesia, a la humanidad concreta con la que vivía y por la que se desvivía dándose ardientemente”.

Hemos hablado de su vida de oración, de su amor a la Eucaristía, de cómo fue probado en el sufrimiento, de su devoción y amor a la Virgen, de su especial interés por la formación de las niñas, futuras madres de familia.

La vida, obra y virtudes, la figura de Francisco Coll ha trascendido el entorno de La Anunciata para llegar a lugares recónditos del mundo. Contamos con numerosos testimonios de personas interesadas en conocer más al Padre Coll; personas y grupos a quienes ha tocado el corazón el talante, las intuiciones, el ejemplo de vida como sacerdote dominico de Francisco Coll.

Primer aniversario de la canonización. Las Dominicas de la Anunciata y quienes participaron con nosotras recordamos y saboreamos lo celebrado hace un año, a la vez que seguimos manteniendo el compromiso de que el carisma de Francisco Coll siga vivo e impregne nuestra vida.

(cf. H. Amparo González. Editorial ANUNCIATA, n. 470)