NOTICIAS

SALUDO FRAY CARLOS AZPIROZ OP

21 mayo, 2016

Muy queridas hermanas:

 Un saludo fraterno desde Bahía Blanca, sede de la arquidiócesis. He regresado esta tarde -hace un rato- desde Fortín Mercedes, en el partido de Villarino, en el sur de la Provincia de Buenos Aires. Hemos tenido la semana de “actualización pastoral” (semana de estudio) con  los sacerdotes, diáconos (algunos de ellos diáconos permanentes) y seminaristas que ha han terminado sus estudios y se preparan para la ordenación. Nos ha acompañado fray Pablo Sicouly ¡una alegría poder compartir con él estos días de reflexión! Hoy las hemos recordado especialmente.  La figura de San Francisco, un santo a la intemperie, me anima en tiempos en los cuales vivo “exclaustrado” es decir, fuera de los claustros y de la vida comunitaria… No se trata de una exclauustración forzada, tampoco elegida en el sentido clásico de la expresión (querer vivir fuera del claustro por alguna razón personal, etc.). Se trata de una misión que la Iglesia me ha confiado.  Mi nuevo “claustro” se extiende a todo el territorio de esta enorme arquidiócesis (82.500 kms 2) con distancias enormes (650 kilómetros de norte a sur; 430 desde oeste a este). Mi nueva comunidad también es grande…tantos sacerdotes, muchos de ellos religiosos; también muchas comunidades de religiosas (aunque lamentablemente los religiosos y religiosas bajan en el número y algunos institutos ya avisan que en un tiempo se retirarán… pues están en procesos de reorganización de comunidades y obras). Hay muchos diáconos permanentes (unos 20) muy comprometidos; la diócesis tiene 15 seminaristas y muchos hombres y mujeres que realmente son ejemplos de evangelización.  En fin hoy las encomendé a San Francisco Coll y me encomendé a él porque sé que es un buen piloto de tormentas. En tiempos de enormes dificultades apostó a la comunión, con la Iglesia y con la Orden sin sentirse “tironeado” por alguno de estos amores… ¡al contrario! … pues en sus hermanas de La Anunciata “amplió la tienda de la reunión”… y animó a esas hermanas a que tuvieran un amor grande y generoso por la Iglesia, por la Orden… por la Evangelización.  Las saludo pidiéndoles un recuerdo en sus oraciones… No tengo todos los nombres y direcciones… pero sé que comunicarán a otras hermanas este saludo.  Dios las bendiga en esta fiesta. Yo también las bendigo, agradecido por tantas cosas compartidas.¡felicidades! Fraternalmente en Domingo y Francisco Coll Fray Carlos Alfonso OP