NOTICIAS

PROFESIÓN PERPETUA de Sr NELLY TCHOUGNIA. CAMERÚN

10 julio, 2017

“Este es el día que hizo el Señor, día de fiesta  y de alegría.”

Las  palabras no pueden glosar  mi alegría ni expresar la sensación que me produjo este gran día. Cómo no regocijarme cuando veo que Cristo se ha dignado  asociarme a su obra salvífica, aceptando mis votos  para toda la vida  con él,  en la Congregación de Hermanas Dominicas de la Anunciata!  La alegría que invade mi alma sería comparable a la del encuentro de  la Virgen María con su prima Isabel. Una alegría inmensa que me  da escalofríos  de gozo, que me hace decir con María “que  se haga en mí según tu palabra” Luc. 1, 38.

En la  parroquia “Bautismo de Jesús y San Ambrosio”  de  la “cite verde” en Yaundé,  el sábado 1 de julio 2017,  hice  la profesión perpetua en manos de la Hna.  Carme BOSCH,  Superiora del Vicariato  “San Francisco Coll”

Pues si, después de un mes y medio de formación e interiorización de los elementos esenciales de nuestro carisma y de nuestra consagración, que tuvo  lugar en la comunidad de Nylon, y como broche ocho días de retiro,  llegó el momento de concluir este intenso tiempo de ejercicio espiritual  y de puesta al día con la emisión  de mis votos perpetuos.

Se escogió la parroquia  “Bautismo de Jesús y S. Ambrosio” como marco para este evento y fue para mí  una gran alegría vivir este momento en la parroquia donde aprendí a conocer al Señor.

La misa que comenzó a las 10h, estuvo presidida por el arzobispo emérito de Bertoua,  Roger PIRENNE,  junto con  otros  sacerdotes, llegados para la  fiesta. Además de los fieles cristianos de esta parroquia,  el  conjunto estaba compuesto por los miembros de mi familia, amigos y conocidos, religiosos y religiosas, que vinieron a apoyarme  con sus oraciones. La homilía del hermano Lucas ONANA, sacerdote dominico, se centró en las lecturas seleccionadas para este propósito con una aplicación práctica  para la consagración religiosa. .  Con  sus palabras llenas de sabiduría y enseñanza, supo  darme razones para aferrarme al Señor.

Después se pasó al momento del diálogo con la representante de la Congregación.  En mi respuesta, expresé mi deseo de querer  contribuir a la obra del Señor ofreciéndome  definitivamente a Él, contando  por supuesto, con su ayuda y la de mis hermanas. Luego, siguió el canto de las letanías de los Santos, momento fuerte  para implorar la gracia divina en mi favor.

Seguidamente, ante toda la asamblea,  hice mis votos en manos de la Hna. Carme BOSCH, Superiora del Vicariato, después de lo cual recibí el anillo,  muestra ahora de mi alianza a Cristo. Esta parte de la profesión se remató  por una canción de alabanza y los abrazos de las hermanas.

Durante el ofertorio, presenté  al Señor una calabaza, símbolo de mi consagración definitiva;  Es un objeto rico de significados  para mí.  Yo querría, a ejemplo del vacío que se encuentra en su interior, que mi corazón esté  también  vacío para no llenarse que de  lo único necesario que es Jesús.

Antes de la bendición final, fue el momento de pronunciar unas palabras de agradecimiento, cosa que hice invitando también a los jóvenes a no tener miedo de darse al Señor, porque con él no se  pierde nada, al contrario, se gana.

La celebración terminó a las 13:30.  Inmediatamente después, los invitados  se dirigieron a la sala de la iglesia y al patio  para compartir un ágape fraterno. Canciones y bailes han marcado este tiempo de la reunión fraternal y familiar.

Le doy gracias a Dios por el regalo que me ha hecho de participar en la venida de su Reino. Sí, es Él el autor de toda la vida y de todas las cosas y él es por supuesto quien ha estado  en el origen de este acontecimiento que nos ha  reunido. A Él, la gloria, el honor y el poder por  siempre. Amén.

Gracias también a todas mis hermanas Dominicas, a mi familia por su apoyo y consejos.  Que el Señor nos conceda la gracia de la fidelidad.

Sr Nelly TCHOUGNIA