NOTICIAS

EN LOS PASOS DE PABLO

17 agosto, 2018

JOVENES DE ITALIA EN PEREGRINACIÓN

“EN LOS PASOS DE PABLO”

 

5 – 12 de agosto de 2018

La H. Edwige nos transmite su participación en el Encuentro.

Sábado 11 y domingo 12 de agosto de 2018 el Papa Francisco se encontró con los jóvenes de Italia que vinieron a Roma desde todas las diócesis de Italia para orar juntos por el Sínodo de la Juventud de octubre 2018.

Los jóvenes todos llegaron a la capital después de haber caminado los días anteriores por las calles y lugares vinculados a la piedad popular, los santuarios marianos y lugares dedicados a los santos de sus diócesis. Italia estaba toda “en camino” porque esta gran peregrinación se extendió en todas las regiones y diócesis italianas, tuvo como destino final el encuentro en Roma para la vigilia de oración con el Santo Padre dedicado al Sínodo de la Juventud. En total 130 peregrinaciones por toda Italia hasta Roma con la participación de más de 70.000 jóvenes.

Es el signo más hermoso, a solo unos meses del Sínodo de los Obispos, que en octubre centrará su atención en la proclamación de la fe y el acompañamiento de las nuevas generaciones. Todos miramos con confianza esta cita que concierne a toda la Iglesia; desde el Sínodo esperamos confirmación y indicaciones para poder dar cada vez más fuerza al contenido y al perímetro de la pastoral juvenil y vocacional en la Iglesia. Cada diócesis organizó su comino que terminó en Roma con la Vigilia en el Circo Máximo el 11 de agosto y la Misa en la Plaza de San Pedro al día siguiente. En ambos momentos el Papa estuvo presente con varios obispos, entre ellos el de Panamá, donde se organizará la próxima Jornada Mundial de la Juventud.

Fue una experiencia estupenda, sobre todo el domingo por la mañana, caminar juntos hacia la tumba de Pedro, renovar la fe y redescubrir la alegría de pertenecer a la Iglesia, dejar el signo de la oración y la celebración que seguramente ha dado un tono juvenil a la preparación inmediata a la Asamblea sinodal.

La diócesis de Roma ha vivido este evento nacional con gran fervor y nosotras Hermanas Dominicas de la Anunciata no queríamos quedarnos al margen. Es por eso que pude, con permiso y gran apoyo de mi comunidad, participar a este encuentro de Iglesia. Fue una experiencia maravillosa de ayuda mutua y amistad, intercambio y fraternidad: todo esto en reflexión y gran unión de oración. Nuestro grupo de Roma consistió en 64 participantes incluyendo 8 monjas y 7 sacerdotes solamente para el camino del día 5 al 10 y casi 500 jóvenes en total para el encuentro del 11 y 12. Como ya estamos en Roma, hemos decidido centrar nuestra peregrinación en los pasos del Apóstol Pablo comenzando con Pozzuoli y pasando por Gaeta, Itri, Fondi hasta Tre Fontane y su tumba en Roma. Fue una experiencia muy impresionante porque tuvimos la gracia de pisar la Via Appia Antica (la que recorrió el apóstol antes de ser juzgado y martirizado en Roma). Cada vez que pasábamos por un lugar donde había pasado él, leíamos y meditábamos unos párrafos de sus cartas que hablaban de ello. Esto nos hizo vivir más de cerca el viaje de San Pablo antes de su martirio.

Esta experiencia que tuve la alegría de compartir con nuevos compañeros de viaje ha sido constructiva desde muchos puntos de vista: humano, relacional, espiritual. Un enriquecimiento interior a través de las catequesis, meditaciones, reflexiones personales en silencio, pero también generado y crecido en los momentos de fatiga física durante los paseos y los  54 kilómetros recorridos a pie bajo un sol abrasador, con el calor que genera el agotamiento, con las fuerzas que a veces parecían fallar. Incomodidad y enriquecimiento que viajaron simultáneamente.

He vivido cada momento y situación intensamente y con gran deseo de involucrarme y caminar juntos hacia la meta. Juntos vivimos esos pequeñas dificultades siempre con una sonrisa en los labios, nunca nos dábamos por vencidos y compartíamos en la fraternidad y la serenidad incluso esas pequeñas desventuras que puedes conocer en la vida cotidiana y que hacen la vida colorida. La unión en la incomodidad, ha generado sonrisas y un fuerte deseo de encontrar soluciones “en conjunto”, con el fin de compartir todo lo que podría suceder en nuestro camino, en el espíritu y en la convicción de ser peregrinos unidos en su camino hacia un objetivo común. Amistades nacidas y fortalecidas, confianza en sí mismo y Dios creció día a día, esto se puede resumir en estos 6 días de peregrinación, siempre en el espíritu de la unidad y el intercambio. Caminar se ha vuelto aún más “una forma de vida” después de haber vivido esta experiencia, porque solo “caminando” puedes saborear las pequeñas cosas que llenan nuestro día. Justamente San Pablo no se preocupó de su martirio sabiendo que se acercaba; al contrario, seguía cumpliendo lo que el Señor le encomendó, realizando día a día su misión de Apóstol hasta la muerte.

¡Que esta experiencia tenga raíces en los corazones de todos los participantes!

H. Edwige KEMONEANHON, dominica de la anunciata. Comunidad de Roma.