NOTICIAS

LA COMUNIDAD DE FRIBOURG CELEBRA EL BICENTENARIO DEL PADRE COLL

16 mayo, 2012

DOMINICAS DE LA ANUNCIATA  -FRIBOURG, SUIZA-

Un 12 de mayo lluvioso, pero precioso como los campos verdes y floridos de Suiza, fué el elegido por la comunidad de Fribourg para festejar el Bicentenario del nacimiento del P. Coll. Una celebración preparada con esmero y con mucho cariño por las hermanas, el personal auxiliar, las señoras residentes y los hermanos dominicos del convento de San Jacinto. Un día especialmente gozoso para nuestra comunidad, donde se respiraba el espíritu dominicano porque junto a la celebración de nuestro fundador acogimos por primera vez a nuestro obispo de Fribourg, Lausanne y Génève, Monseigneur Charles Morerod, op que fraternalmente aceptó nuestra invitación.

Ya el día 11 por la tarde, las hermanas con las residentes hicimos una oración preparada para la ocasión, incluyendo vísperas, donde se reflexionó y oró sobre la figura del P.Coll. Fue una celebración sentida y llena de significado para todas y cada una.

Al día siguiente, 12 de mayo, nos levantamos en un ambiente de fiesta. El horario del día fue adaptado al programa establecido para la ocasión y desde la mañana las señoras vistieron sus mejores galas para honrar a “Notre Père Coll”. El himno al P. Coll, cantado en español por mujeres de diferentes nacionalidades: suizas, francesas, austriacas, portuguesas, kosovares, marrocaines … abrió el momento del aperitivo seguido de una comida fraterna y compartida de residentes, personal y hermanas, todo en un ambiente de alegría, convivencia y servicio.

Queremos destacar la disposición del personal, que no escatimó esfuerzos ni tiempo para colaborar con las hermanas en todo momento. Algunas chicas del personal tienen una devoción especial al P. Coll. Una de ellas dice haber recibido una gracia de curación por su intercesión. Todo este cariño lo reflejaron poniendo a sus pies un magnifico ramo de flores en el que depositaron todos sus deseos, peticiones y acción de gracias.

A las 6h30 de la tarde nos reunimos en torno al altar para celebrar la Eucaristía del P. Coll, presidida por Monseñor Morerod y animada por las hermanas de la comunidad y los hermanos dominicos. A ella asistieron numerosos hermanos dominicos del convento de San Jacinto, el párroco de Christ-Roi, l’Abbé Jean Pascal Vacher, el P. Miguel Blanco, coordinador de la misión española en Suiza, algunos amigos de la comunidad, miembros del personal y las residentes mas autónomas.

En la monición de entrada, H. Mercedes nos recordó los momentos más significativos de la vida del P. Coll. La homilía estuvo a cargo de fr. Michel Golubiewski de la provincia de Polonia, que se permitió soñar sobre el posible mensaje que el P. Coll daría hoy a sus hijas dominicas de la Anunciata y también a toda la Orden dominicana: “centraos especialmente en el Reino de Dios y todo el resto se os dará por añadidura…”

Acto seguido rezamos las primeras vísperas del domingo. Momento muy emocionante para los asistentes porque el magnifico coro de los dominicos nos llevó al 7° cielo. A pesar de la hora y media de duración, a todos nos supo a poco esta celebración tan dominicana, tan solemne y sencilla a la vez. Y el broche de oro, lógicamente fue la Salve dominicana y el “O lumen…”

Y la fiesta siguió. Alrededor de una mesa preparada coquetamente, “nos regalamos” con una exquisita paella rociada con sangría y con otros productos de España. La cena se alargó lo suficiente y al final, sin olvidar que estamos en el país de “la hora exacta” y que todo tenía que quedar dispuesto para el día siguiente, la comunidad agradeció la ayuda de los estudiantes dominicos y del personal. Cierto que trabajar a ritmo de unas notas de música española y algunos pases de baile es menos costoso.

Nos comprometemos, con la ayuda del Señor y la intercesión del P. Coll, a vivir de tal forma que su luz siga alumbrando allí donde estemos. Gracias P. Coll.

Hermanas de la comunidad de Fribourg