NOTICIAS

ENCUENTRO PROFESORES DE NUEVA INCORPORACIÓN

21 diciembre, 2017

A finales del pasado mes de noviembre, un grupo de profesores de nueva incorporación de la Fundación Educativa Francisco Coll, teníamos un encuentro durante tres días en el Colegio Santa Catalina de Sena, Madrid.

El motivo de este era la formación. Una formación que nos mostraba los pilares, tanto educativos como humanos, de la Fundación y nos invitaba a estudiar y acoger el carisma tanto de Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores, más conocidos como dominicos, como de San Francisco Coll y Guitart, fundador de la Congregación de Hermanas Dominicas de la Anunciata.

Las procedencias eran diversas, pero enseguida sentimos que éramos una familia. Desde Barakaldo viajaron Alazne y Leticia. Desde Asturias, Ana y Sandra (Navia); Sonsoles y Nerea (Oviedo) y Cristina y María Jesús (Gijón). Desde León, Beatriz y Leticia. Desde Albacete, Mariló. Desde Zaragoza, Carolina y Belén. Desde Paterna, Hugo y  por último, haciendo de anfitrionas, Irene y María, a las que agradecemos el mimo y orgullo con el que nos enseñaban su Colegio durante los descansos.

Algunos llegamos un poco nerviosos porque no sabíamos muy bien que nos íbamos a encontrar, pero pronto nos dejamos llevar. La acogida fue fantástica e hizo que nos sintiéramos como en nuestra casa. Este clima dio pie a que cada uno de nosotros contáramos aspectos tan personales que sin darnos cuenta estábamos dando testimonio. A continuación,  comenzamos con la formación. Nos  explicaron con todo detalle el estilo educativo del centro y lo que se espera de cada uno de nosotros. Que deseemos siempre dar lo mejor de nosotros mismos sin perder la ilusión y la alegría por la educación integral de nuestros alumnos. Porque al fin y al cabo, todo se reduce en formarles en la asignatura más importante de sus vidas: ser persona.

Compartimos muchas experiencias y pronto empezaron a salir las similitudes entre cada uno de nosotros. Descubrimos que todos compartimos los mismos valores, esos que ahora queremos inculcar a nuestros alumnos. Y que para poder llevarlo a cabo necesitamos fijarnos en Jesús, nuestro verdadero modelo a seguir. Porque es más que una imagen, Él es esa persona que está presente en nosotros, el que nos da fuerzas a seguir cuando las cosas salen mal, cuando estamos hasta arriba de trabajo o cuando estamos cansados.

No podemos perder nunca nuestra identidad. Queremos ser cristianos comprometidos que han de tener siempre presente el Evangelio. Anunciar su mensaje de alegría, paz, amor y salvación. No solamente con la palabra sino también con nuestro ejemplo.

El encuentro finalizó con una reflexión que se hizo oración. Se nos había dado, en la oración del inicio del curso de formación, una pequeña antorcha que decía así: “Yo seré antorcha si…” La reflexión dio su fruto y compartimos algunas de ellas a continuación:

-“…no olvido de donde vengo y a donde voy”.

-“…guio a mis alumnos en su vida y en su fe”.

-“…si mantengo vivo el carisma de Sto Domingo y el Padre Coll”.

-“…si consigo que mis alumnos me vean como un ejemplo a seguir, como un ser humano cercano con quién poder contar cuando lo necesiten”.

-“…si logro que el niño por circunstancias de la vida está alejado de su familia o no la tiene, sienta que no está solo, que tiene una pequeña familia, la familia de Francisco Coll. Si esto se cumple, esos niños serán las futuras antorchas que iluminarán el camino de otros”.

-“…si transmito valores a mis alumnos y compañeros”.

-“…si soy ejemplo para mis alumnos de los valores cristianos presentes en el Evangelio”.

-“…si soy capaz de, independientemente de mis circunstancias personales, ser referente de amor y compasión para mis alumnos”.

-“…si educo a mis alumnos en los valores de Jesús”.

-“…-Ayudo y guio a mis alumnos a evangelizar y construir su fe, educándolos desde el respeto a la persona”

-“…”yo seré antorcha si escucho y respeto”

-“… si aprendo de los errores e intento superarme y mejorar día a día”.

-“…si dejo que Jesús me ame”.

¡¡¡¡Gracias!!!! Estamos muy orgullosos de formar parte de este proyecto educativo, pero sobre todo de pertenecer a esta gran familia dominicana.