NOTICIAS

ENCUENTRO DEL VOLUNTARIADO “ANUNCIATA”

1 diciembre, 2014

“El futuro es una construcción que se realiza en el presente y por eso concibo la responsabilidad con el presente como la única responsabilidad seria con el futuro”

Gioconda Belli

 Las Hermanas Dominicas de la Anunciata nos acogieron en Madrid los días 15 y 16 de noviembre, como cada año, para participar en el encuentro de voluntarios de la misma  Congregación. Fueron dos días de reencuentro con antiguos compañeros y también de encuentro con aquellos que se asoman por primera vez para ver lo que “se cuece en La Granja”, porque han oído hablar del movimiento de los voluntarios y sienten que quieren formar parte de ello. La H. Miriam, Delegada de misiones de la Congregación, y encargada del voluntariado se encargó de guiarnos en el encuentro.

 

La mañana del sábado se reservó para los voluntarios que salimos este año, ya que se tenía la sensación en otros años anteriores que faltaba un espacio para compartir y tiempo para retomar nuestras vivencias, inquietudes, desafíos que dejan las experiencias en nosotros. Así que nos reunimos y, a través de unas preguntas orientativas, fuimos reflexionando y compartiendo una serie de sentimientos que, quizá de otro modo, no hubiéramos sabido expresar. De igual manera asistieron a la reunión matinal otros voluntarios que no tuvieron la oportunidad de salir pero que, por su experiencia y compromiso desde el voluntariado, fueron de gran ayuda sus aportaciones. Fue una conversación intensa en la que se mezclaron muchos temas, dejamos expresar nuestros sentimientos al mismo tiempo realidades de los países donde se llevaron a cabo las experiencias, mirada más amplia sobre la misión de la Anunciata en el mundo, y por supuesto las reflexiones que nos hacemos como voluntarios en el antes, durante y después de la experiencia.

 

Fue una mañana muy bien aprovechada, con la nostalgia por lo que se deja atrás, el agradecimiento por el baño de realidad de los países donde estuvimos, el cambio en uno mismo que no se puede explicar con palabras…, el amor por las personas que conocimos, el sueño por un mundo donde las fronteras no sean un obstáculo a la fraternidad, un mundo concebido como nuestro “hogar común”.

 

Después de una larga e intensa conversación, tuvimos la oportunidad de compartir una bonita dinámica grupal que consistió en escribir un fragmento que describiera nuestra vivencia del voluntariado que habíamos llevado a cabo. Para elaborarlo, nos inspiramos en una cita bíblica en la que relata la visita de María a su prima Isabel en el momento en que las dos estaban gestando vida; dicho texto había que verlo desde una clave de encuentro y un canto a la alegría por la intervención de Dios en la historia. Como grupo de voluntarios elaboramos nuestro canto hermoso y sincero, un canto a la vida. Ver adjunto.

 

Por la tarde del sábado fueron llegando los demás voluntarios y con ellos tuvimos una dinámica de presentación y envío de mensajes en los aviones solidarios a todos aquellos que forman parte de nuestra nueva familia, es decir, aquellas personas que conocimos en los diferentes centros y comunidades donde compartimos la experiencia, entre los cuales podemos leer algunos:

–       ¡Ánimo!, a seguir trabajando. Os llevamos en nuestro corazón…

–       Hola familia, cuántas cosas os diría….!!!  Cuánto os añoro, cuánto agradezco vuestra acogida, cuánto aprendí a vuestro lado!! Os siento muy cerca. Me enseñasteis a ser tenaz, a saber relativizar, me enseñasteis la sencillez, me enseñasteis a orar.

–       Necesito conocerte y que me enriquezcas.

–       Quiero ver en tus ojos la alegría de saber que juntos nos hacemos felices….

–       Sigan trabajando con la misma pasión y optimismo.

–       La mision nos une. No hay distancias para el amor. Sembremos la paz.

–       La “chelita tonta” camina con un cacho de corazón salvadoreño.

–       Gracias peques de África. Vuestra sonrisa me llama. Os quiero

–       Gracias a todas las hermana, a todos los profesores, a todos los niños de la escuela….

–       Mi gratitud por vuestra acogida, por vuestra mision. Un beso desde mi corazón para cada una de las personas con las que compartí. Que Dios nos bendiga y dé fuerzas para hacer vida su mensaje.

–       Gracias por vuestra sonrisa, fuerza, paz….por vivir cada momento, luchar por un futuro mejor…Dios está en cada uno de vosotros y a los que desde lejos hemos ido a conoceros, nos alumbra.

–       Desde un rincón de mi corazón os envío a todos vosotros mi cariño, mi agradecimiento y admiración por todo lo que he recibido y por la gran labor que estáis desarrollando. Un abrazo.

 

Después de la presentación y acogida de los participantes del encuentro, pasamos a las exposiciones de los proyectos y actividades realizadas por aquellos que han tenido experiencia en estos últimos meses. En pocas horas pudimos viajar por Nicaragua, Guatemala, El Salvador, y Camerún. Puede parecer poco el tiempo de deleite para disfrutar de las exposiciones pero se puede decir que se vivió con intensidad cada una de las palabras que expresaron los voluntarios cuando nos compartían sus experiencias.

 

Para finalizar el día sábado hna. Tina Veloso, promotora de Justicia y Paz de las Dominicas Internacionales, nos habló sobre el tema de Justicia y Paz y Voluntariado. Un tema muy interesante y necesario para seguir reflexionando por lo que nos toca ver, vivir y comprometernos.

 

El domingo, después de un buen descanso, iniciamos nuestra jornada con la Eucaristía cargada de mucho sentido porque coincidía con los 25 años de aniversario del asesinato de los mártires de la UCA, aspecto que el sacerdote resaltó en la homilía. Después de esta celebración continuamos con la exposición de otros proyectos y actividades que realizan los voluntarios en España, al mismo tiempo escuchamos a la H. Conchita Oferil quien nos presentó el servicio y atención que brinda el centro de acogida de Puig d’Olena – Catalunya – a los niños y adolescentes en riesgo de exclusión social en España.

 

El encuentro se terminó con una bonita puesta en común de las impresiones grupales, reflexiones sobre nuestras actividades y con el encuentro de los nuevos voluntarios y su posible implicación en el grupo. Recordamos también a aquellos que forman parte de nuestra “no tan pequeña familia” que les hubiera gustado participar del encuentro y no les fue posible participar.

 

Agradecemos a las hermanas de la comunidad de la Granja y a todas las personas que hicieron posible el encuentro, por la acogida, el tiempo dedicado, el apoyo continuo a los voluntarios (que no somos pocos) y deseamos que esas luces que vamos encendiendo no se apaguen y sigan contagiando luz.

 

¡Muchas Gracias!

Pol Valls y Alba Comella

  Próximo encuentro: 7 de marzo en Barcelona