NOTICIAS

ENCUENTRO DE LAS HERMANAS DE BODAS DE ORO

20 mayo, 2013

Del día 26 de abril al 11 de mayo de 2013, nos reunimos las hermanas que profesamos en 1962 y marzo de 1963, bajo el lema: “Me llamaste, y contigo mi vida fructificó”, un grupo muy numeroso, unido y fraterno.

El 26 de abril poco a poco fuimos llegando de las distintas provincias y realidades, con gran alegría y deseosas de encontrarnos con nuestras co-novicias; con la mayoría hacía 50 años que no nos veíamos, se pueden imaginar, las emociones, los abrazos, las lágrimas y el bullicio del momento…

Todas veníamos con las mismas ganas de poner lo mejor de nosotras para que fueran de verdad: días de fraternidad, de oración, de escucha, de interiorización y conversión.

La Hna. Natividad y el Consejo y las Hermanas de la comunidad de la Granja nos acogieron, con mucho cariño y atentas en todo momento, ¡gracias!.

El día 27 después de la acogida, siempre cálida y sencilla de la H. Natividad, priora general, tuvimos un diálogo muy ameno y fraterno, exhortándonos y animándonos a seguir con entusiasmo, ocupadas siempre en lo fundamental de nuestra Consagración.

            Durante el encuentro reflexionamos distintos temas:

–        La vida religiosa en la edad del resplandor: vivir para seguir creciendo. (P. Salus Mateo, OP)

–        Tu Dios será mi Dios. (H. Marta García)

–        Espiritualidad dominicana. (P. César Valero, OP)

–        Francisco Coll, mística y profecía en el corazón de un apóstol. (H. Ma. José Abad)

–        Vivir y orar la Palabra de Dios en la liturgia. (H. Ma.Ángeles Figuls)

Todos los ponentes nos impulsaban a sumergirnos y enraizarnos más en el Dios cercano y amoroso.

Visitamos lugares muy significativos para nosotras: Caleruega, Monumento a las Hermanas Mártires, Comunidad de Manresa, Gombrén, Puigseslloses, Montserrat, y cuatro días en la comunidad de Vic, donde H. Carmen Vilardell nos mostró con detalle el museo y con ella recorrimos lugares relacionados con el P. Coll en esta ciudad. En todas las comunidades fuimos muy bien acogidas y mimadas por las Hermanas ¡Gracias! En la Casa Madre cada rincón nos traía gratos recuerdos de nuestros primeros pasos en la Congregación. Allí culminamos la celebración de las Bodas de Oro, con toda solemnidad y calidez. 

Realmente este encuentro ha sido una gozada y un impulso para seguir buscando, con entusiasmo alegría y esperanza lo fundamental: a Cristo Resucitado y vivo entre nosotras.

Con gratitud recordamos a las hermanas y superiores que nos formaron y nos ayudaron a descubrir a Jesús.

Gracias, muchas gracias a la Hna. Inés Fuente que con tanto amor preparó y animó el encuentro, con variedad de detalles, todos muy oportunos y sugerentes.

Para ver la galería de fotografías pinchar aquí