NOTICIAS

CELEBRACIÓN HOMENAJE AL PADRE COLL EN LA ERMITA DE SANT JORDI

13 mayo, 2012

La mañana del 12 de mayo más de cien personas, ochenta de ellas Dominicas de la Anunciata pertenecientes a las comunidades de Cataluña, nos congregábamos en la Ermita de Sant Jordi de Puigselloses. Con este acto dábamos respuesta a una invitación del rector de la parroquia de Folgueroles, Mn. Francesc Basora, a cuya demarcación pertenece la ermita, para hacer memoria de nuestro santo Fundador, Francisco Coll, en el lugar en que ofició su primera misa solemne, probablemente a principios de junio del año 1836.

Aprovechando la invitación se vio conveniente actualizar los datos de la placa que había en dicha ermita dedicada a nuestro Padre Coll, haciendo constar en ella la fecha de canonización, colocándose también unos mármoles detrás de la imagen, para darle más realce.

A las 10:30 h. se celebró la Eucaristía que la presidió el Obispo de Vic, Sr. Romà Casanova, que estaba acompañado por el párroco de Folgueroles, el P. Feliciano Paredes OP, otros tres sacerdotes de la población o vinculados y dos diáconos.

Finalizada la Eucaristía se leyó un mensaje de la Hna. Mª Natividad Martínez y Consejo General, mediante el cual además de unirse a la celebración, nos hacía una llamada a la santidad e imploraba la protección del Padre Coll sobre toda la Congregación. Posteriormente se procedió a la bendición de la nueva placa con los datos del Padre Coll actualizados.

Se aprovechó el acto para inaugurar también la nueva iluminación de la capilla.

Fue una celebración popular y entrañable. Además del Sr. Obispo de Vic y concelebrantes, nos acompañó el coro parroquial de Folgueroles y algunos otros feligreses así como miembros de la familia de la masía de Puigseslloses, donde nuestro Padre Coll estuvo acogido en varias ocasiones.

A la salida de la eucaristía compartimos felicitación, pastas y bebidas. En todo momento reinó un ambiente festivo y disfrutamos del don de la fraternidad y el poder hacer una vez más memoria de nuestro Fundador, recordando momentos entrañables de su vida, una vida que se inició el 18 de mayo de 1812 en un diminuto pueblo del Pre-pirineo catalán y que se proyectó, primero sobre la Plana de Vic; posteriormente su afán misionero le llevó a otras zonas de Cataluña y para dar prolongación al ardor misionero, preparó un grupo de hermanas -fundó las Dominicas de la Anunciata- con el objetivo de que continuasen su labor misionera y expandieran “la sana doctrina por las poblaciones grandes y pequeñas” allí donde el ser humano necesitara ser dignificado, en aquel momento de manera especial, la mujer.

La celebración en Sant Jordi ha sido como un aperitivo a las que tendremos en Vic-Casa Madre y Gombrèn los próximos días. El encuentro con Hermanas de otras Provincias nos ha de ayudar a afianzar nuestro sentido de pertenencia y de universalidad.

Nuestro Padre Coll bendiga a la Anunciata en cada una de sus hijas y colaboradores, y nos estimule e impulse a hacer el bien.

H. Virtudes Cruz